Google+ Followers

8 jul. 2008

esto es lo que buscas

En realidad no se si esto es lo que buscas, ¿cómo saberlo?. Las ofertas no siempre se ajustan a las demandas, por eso existe la publicidad, cuya utilidad más sutil quizá sea ajustar la demanda a la oferta, es decir: como no puedo saber si mi producto es lo que buscas, voy a hacer que busques mi producto. Te voy a convencer de que tú buscas lo que yo ofrezco. Lo necesitas realmente para vivir, para realizarte como persona y vas a depender de mi oferta para conseguir tu felicidad.
Existen otros planteamientos posibles, pero ese es el que impera en las relaciones del individuo con la sociedad "de consumo".
Para un bibliotecario (y espero que para más gente), lo correcto sería lo contrario: personas que sean capaces de discernir y hacer llegar las necesidades reales de productos que van a consumir hasta los productores o servidores de los mismos.
Una biblioteca puede limitarse a ser una vía de comunicación entre el usuario y la cultura (como una autopista sin señales de orientación) o colocar de forma visible ciertas señales orientadoras para que el usuario pueda escoger hacia dónde va y cómo. Por supuesto que entre las señales habrá alguna de limitación (porque prohibir es algo tan lejano...), limitaciones que, en muchos casos están impuestas por elementos ajenos a la divulgación como legislación sobre derechos de autor o similares, en cuyo debate no quiero entrar ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario